Blogia
SUPERVIVENCIA EMOCIONAL

CONOCER Y OLVIDAR

CONOCER Y OLVIDAR

Con el tiempo te das cuenta que sólo existen dos tipos de personas: aquellas que merece la pena conocer y esas otras que sólo merecen ser olvidadas. Del primer grupo tengo muchísimas, tanto que si nos planteásemos organizar una revolución de pájaros y pétalos, seguramente, acabaríamos derrotando cualquier forma de pensamiento negativo. En cambio, del segundo, sólo son muy pocas, ruidosas y grises, herméticas y generosas en misiles de amargura; seres voluptuosos que no se cansan nunca de inventarse formas nuevas con las que delimitar la ternura y que siempre aparecen vestidos como si acabaran de estrenarse en la virginidad de la diplomacia. Han sido muchos los años que he tardado en llegar a esta conclusión, demasiadas lágrimas e interrogantes inquisitorias, pero me alegra saber que de los primeros aún me quedan muchísimos por conocer y, de los segundos, también.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Sacra -

Seguro, Cybrghost, que tú también tienes muchos más en esas filas que en las otras, lo que pasa es que los grises son más ruidosos y parecen una multitud.

Cybrghost -

Tienes muchas suerte si conoces muchos del primer grupo.

Sacra -

Gracias amigos por seguir manteniendo viva la llama de la amistad. Besos...

fatima -

Las del primer grupo,muchas veces son pocas,pero lo que dan,es mucho más de lo que esperamos;sin embargo las del 2ªgrupo,son las que te dejan un mal sabor de boca,que ni merecen ser nombradas;las he tenido y gracias a dios también han sido pocas.Lo mejor de todo es tener y saber conservar las que tenemos.Arriba la AMISTAD.

capitán garfio -

La verdad que hay gente que no se da cuenta de lo que tiene, que debería agradecer mucho a la vida, pero se dedican a escupir al aire y tal vez esquiven algunos, pero seguro que muchos le caerán a él...tiempo al tiempo.
lo mejor es dejarlo, que ya tiene bastante con lo que es...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres