Blogia
SUPERVIVENCIA EMOCIONAL

LA AMISTAD...LA VIDA...

LA AMISTAD...LA VIDA...

Yo sólo quería tener amigos para no tener deudas morales, ni préstamos sentimentales, ni abrazos solidarios de falsa tolerancia.

La amistad es otra cosa, otro latido, otra expectativa.

También me equivoqué.

Afortunadamente, no siempre yerro el camino cuando pongo el corazón; las balanzas sentimentales me son propicias como venturosa, siempre, me responde la razón.

Equivocarse es andar, negarse en la premura de los días con lluvia, adelantarse al verano que nos desnuda los huesos, inventarse olvidos que recuerdan siempre alabanzas de luz.

Equivocarse es vivir, amar y desamar en segundos precisos, en mínimos vaivenes de cárnica añoranza, en oleajes importunos que nos evitan la muerte con cicatrices de sólida ausencia.

La vida es otra cosa, otro latido, otra espectativa.

Mientras tanto me quedo en tus ojos, amigo amado, fabricándonos maromas donde asirnos a un futuro de impenetrables olvidos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Damián -

Que pasada venir a visitarte cada noche.
Hay que ver las cosas que uno redescubre al leerte.
Nos vemos pronto

Clarisa -

Los caminos no siempre son andados en compañía del que que prometió no abandonarte jamás; cada uno vamos a un ritmo, necesitamos de más o menos descanso, de más o menos alimento. Acepto que dejen de acompañarme (sus razones tendrán), lo que no consiento es que yendo a mi lado me intenten hacer cuesta arriba un camino llano. Es ahí donde, inevitablemente, los caminos se deben separar. Como tú bien dices: "La amistad es otra cosa...". Te quiero
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres