Blogia
SUPERVIVENCIA EMOCIONAL

¡QUÉ DE VIRUS!

¡QUÉ DE VIRUS!

Que sí, Leti... que los virus van y vienen, se mutan, se desmutan, se engrandecen y aprenden hasta biología cuántica para ser cada vez más superdesarrollados y poderosísimos. Que me lo dijo a mí un médico de esos que les dan el título en una tómbola -todo porque no les quedaban muñecas chochonas- Los virus son seres extraños que conocen nuestro nombre y hasta nuestros agujeros libres donde colarse para hacerse un adosado en nuestro organismo, igual les da hacerse un sobreático en los esponjosos pulmones que un chalet, con vistas al mar, en la mismísima vejiga; ellos son así: invisibles, incordiantes, mal educados, autoritarios (vamos, como alguno gobernante de esos que, Dios me libre, podría  nombrar de repente)... Lo que tú tienes que tener ahora es paciencia, como los yogures y el pan de molde, también el virus se caduca con el tiempo; que él se creerá muy invencible, un Cid de esos que gana batallas aún después de muerto, pero lo cierto es que es más vulnerable de lo que parece: no hay manta ni sudor al que resista y, de vez en cuando, un copazo de coñac, que igual no lo mata pero a ti te anestesia durante un buen rato. Que sí, Leti... que ésto forma parte de nuestra condición humana, pero que sepas que el amor lo cura todo, ahora vas y le dices a tu Juanito que te de un achuchón de esos suyos y ya me contarás, ¡así no hay virus que se resista!... Y que no se te olvide nunca lo que dijo San Papurciano del resfriado alegre: "Virus que nos has de pillar, déjalo volar que seguro que alguien lo sufre más que tú."

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Clarisa -

La Leti constipada!! No lo puedo creer!! Haz el favor de distinguir entre animalillos domésticos y bichos víricos..., que tú eres capaz de acogerlos, criarlos y hasta darles una carrera. Ainchhh!! No se puede ser tan buena.... Muakkk

Leti -

Buffff el virus el virus,hartita me tiene el virus de las narices, y es que ni copazos de coñac podía tomarme de la maldita ansía que me consumía. Menos mal que celebro su despedida como tanto temí su bienvenida. A veces viene de vez en cuando bien este tipo de cosas porque te cercioras de que una no es ni inmutable ni super sanísima. Muchas Gracias. Te quiero

Smyle -

Jaja, di que sí, que no son tan invencibles... Y el coñac quieras o no ayuda.

Saluditos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres