Blogia
SUPERVIVENCIA EMOCIONAL

NOCHE DE... ¿MAGIA?

NOCHE DE... ¿MAGIA?

Las desiertas abarcas

 

Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría.

Y encontraban los días,
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.

Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve regatos,
siempre penas y cabras.

Me vistió la pobreza,
me lamió el cuerpo el río,
y del pie a la cabeza
pasto fui del rocío.

Por el cinco de enero,
para el seis, yo quería
que fuera el mundo entero
una juguetería.

Y al andar la alborada
removiendo las huertas,
mis abarcas sin nada,
mis abarcas desiertas.

Ningún rey coronado
tuvo pie, tuvo gana
para ver el calzado
de mi pobre ventana.

Toda gente de trono,
toda gente de botas
se rió con encono
de mis abarcas rotas.

Rabié de llanto, hasta
cubrir de sal mi piel,
por un mundo de pasta
y unos hombres de miel.

Por el cinco de enero,
de la majada mía
mi calzado cabrero
a la escarcha salía.

Y hacia el seis, mis miradas
hallaban en sus puertas
mis abarcas heladas,
mis abarcas desiertas.

                     Miguel Hernández

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Rubí -

Lindo poema, y coincido con el capitán garfio en que está un poco triste. Cuando se es niño lo que se espera es la llegada de los juguetes por parte de los Reyes, para los niños es una linda ilusión.

capitán garfio -

Me gusta este poema...que aunque me resulta triste,tambien me trae esperanza.
Un beso grande y a poner esta noche todos...las abarcas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres