Blogia
SUPERVIVENCIA EMOCIONAL

DALÍ Y EL MAR

DALÍ Y EL MAR

           (A Salvador Dalí, en los 20 años de su muerte)

-Ven, que te traigo el mar.

Se atusó la mirada, se enhebró la sonrisa y dejó volar una bandada de jilgueros que dormitaban en sus pestañas. Le temblaba el aliento con sueños de esperaza y un eco de caracolas tristes gestaban auroras en la escarcha de sus labios.

-Ven, que te traigo la luz.

Se desnudó memoria adentro incumpliendo los límites de los archipiélagos ciegos y desandó las ciudades remotas por donde el hombre fenece entre humaredas de nostalgia, sólo una última bombilla entre los arrecifes del ocaso le devolvía el siniestro aroma del refugio humano.

-Ven, que te traigo la vida.

Y, abrazado a la ventana, precipitado en el latido onírico de la locura, inició el vuelo hasta las cimas de la templanza con el paso grácil de los renacidos. Así lo encontró la enconada muerte, unjido por los óleos de la eternidad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Katia -

Me he emocionado. Qué cuadro tan bonito pintado de palabras. Es siempre un placer pasarme por este rincón de rebosante poesía.

Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres