Blogia
SUPERVIVENCIA EMOCIONAL

APENAS

APENAS

He terminado el día con el llanto acumulado en las costillas,

la sonrisa, deshenebrada, en la boca del estómago

y un inquisitivo reflujo de nostalgia

encaramándose en la memoria.

Hubiera preferido iniciar la noche comiéndote los huesos,

oficiando misas tántricas a la altura del silencio,

reptando serranías audaces en los precipicios de tus ingles.

Pero,

      ya ves,

            cuando quisiste volver apenas me acordaba de tu nombre.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

belita -

Eso tiene el tiempo de cruel y de sabio, borra lo bueno pero también lo malo.

pier -

Es que el tiempo a veces es maldito..Y se lleva consigo hasta el olvido.
abrazos.

manuel rubiales -

...Oficiando misas tántricas a la altura del silencio..." Es sublime Sacra, francamente.
Vino y besos

Clarisa -

Como dijo Pablo Milanés: "El tiempo, el implacable, el que pasó...". Qué fácil es olvidar un nombre, qué difícil asimilarlo... Muak

Damián -

Pero que brutal!!!!!!!!!!!
Yo flipo contigo.
Hay veces que dejaría el trabajo o cualquier cosa que esté haciendo para ir en tu busca y darte las gracias por escribir.
Un besazo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres