Blogia
SUPERVIVENCIA EMOCIONAL

SÓLO TÚ

SÓLO TÚ

      A Paula, en su primer día de vida

Abres los ojos al espasmo del día

que se anda enredando en aplausos certeros.

Apenas la fragilidad de tus dedos alcanzan

volar aires de renacentora aurora

como límpidas mariposas de oro

que buscaran hallar el misterio del mundo.

Hay en tu llanto un hambre de úteros azules,

una distancia de embrionarios abrazos

desde donde cobijarse a la aventura inmensa

de la eternidad creciente.

Sólo tú, ahora, conoces el secreto de la sangre,

la verdad cristalina que se esconde entre las venas;

sólo tú, en tu inmensidad recién nacida,

sabes de los paraísos y las fuentes donde se enamora la vida.

Y sin saberlo, traes entre tus párpados el universo entero,

la esperanza, el lácteo arrecife de la eternidad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

eva -

Que gran suerte tiene mi hija de pertenecer a esta familia, donde nada más nacer le brindar estas bellas palabras. Si lo sé no lo leo en la oficina, se me ha caido el moquillo. Muchos besos.

Leti -

Felicidades Paula!!!!! Bienvenida al mundo y a esta familia. Estoy deseando conocerte. Besotes.

manuel rubiales -

Conmovedor. Acabo de ser padre, así que imagínate lo sensible que ando con estos asuntos.

Vino y besos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres