Blogia
SUPERVIVENCIA EMOCIONAL

EL VIENTO

EL VIENTO

Reconozco este viento que me lleva,

que me eleva la falda

y me despeina las retinas.

Este mismo que anda desenfundando farolas,

desenraizando balcones,

abriendo ventanas a la sed del olvido.

Reconozco este viento,

lleva mi nombre eclipsado

en los lagares de la mimética historia

como un alguacil enfadado con la promesa

de la libertad sin demoras.

Reconozco el viento de los pobres,

esta oleada que nos desviste de llanto,

el siroco fugaz, tempestad adentro,

que inmortaliza humanidades al desnudo.

A pesar de ausentarme, tantas veces, del paisaje

hoy vuelvo con los iris anegados de arena

para amarte así: libertina y febril como el viento.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres