Blogia
SUPERVIVENCIA EMOCIONAL

DEBERÍAN

DEBERÍAN

Deberían existir días en el calendario,

o mejor... no existir.

Días como hoy, por ejemplo,

un hoy sin numeración, sin nombre.

Días vacíos de celebraciones y milagros,

hueros de acontecimientos,

de multas y pecados.

Días como hoy, sin presente,

en los que nada nos evoque el pasado,

en los que nadie nos empuje al futuro.

Días ausentes de sal, carentes de azúcar,

pletóricos de aburrimiento y euforia,

en los que Dios y Satán, multiplicando peces,

descansen de us labor germinal.

Días como hoy, un hoy sin muerte, sin vida,

un hoy en el que presentarse ante el espejo,

desnudos, con el alma de la mano

y sonreír felices, y enamorarse de tanta suerte.

                           de  "La Revolución del Llanto"  (E. Torremozas, 1994)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Bego -

Lo peor es tener una memoria tan tonta como la mía, que olvida el título de aquella película, el nombre de esa actriz o la capital de aquel lejano país, pero recuerda, maldita sea, las fechas de cada acontecimiento pasado, grande o pequeño, bueno o malo, que ha marcado con alguna muesquita el calendario del alma.
Creo que es cosa del cerebro femenino. Hay algo de hormonal en todo eso, no me cabe duda.
Hoy tampoco es un día sin nombre, no está vacío de celebraciones y milagros, pero hoy, gracias a tí, sonrío feliz y me enamoro, una vez más, de tanta suerte.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres