Blogia
SUPERVIVENCIA EMOCIONAL

LUCHANDO EN LA INTIMIDAD

LUCHANDO EN LA INTIMIDAD

Porque no me gusta que me cuenten mentiras, ni cuentos inventados por políticos corruptos. Porque me molesta el sudor que se esconde bajo capas de Massimo Dutti, la pólvora gratuita y la acera de la calle nueva vestida para cualquier domingo de ramos. No me gusta el sabor de la duda, ni el de "quiero y no puedo o no debo aunque me apetezca"... aborrezco las interrogaciones cuando se prolongan a través de los siglos de mi esperanza. Detesto el silencio cuando no es necesario y los pliegues planchados en las faldas de cuadros; el queso gruyere y los discursos monárquicos, la leche cuajada y los pelos en el lavabo. Me molesta que mi hermano anónimo pase hambre, ese apéndice mío que lleva el nombre de mi propio apellido. Que tú me mires por encima del hombro o de las rodillas sin saber que ayer mismo me arrepentí de estar muerta. No me gustan los tangos en París ni los collares de macarrones, las mantelerías con puntos de cruz ni las ensaladas aliñadas sin aceite de oliva. No quiero que mires otros horizontes que vayan más allá de mis pestañas... por eso lucho, porque quizás algún año amanezca domingo todo el calendario.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Sacra -

Tú ya sabes, Rafa querido, que si alguien tiene el bote de pintura eres tú... gracias por pintarme los días de verdadera luz... Nos vemos pronto...pronto...

Rafa -

Luchando... y sigue así aunque a veces canse. Tengo un rodillo y una lata de pintura roja, este verano los estrenamos.

Sacra -

Rosa, amiga, colega... admirada en la luz de los versos... habrá luz suficiente para tus calendarios...seguro...siempre... besossss

Bego, cariñico de mis entretelas... mira que cuesta deshacerse de tanto vendaje... Yo también te quiero, aunque debería decírtelo más a menudo. Gracias por seguir ahí, aquí, dentro... eternamente.

Bego -

El rojo, esa es la diferencia. La diferencia entre los que se miran el ombligo todo el rato y los que, como tú, luchan para no vivir con la venda puesta en los ojos.
Te quiero, amiga.

rosa -

Bendito domingo si se pinta del color que tu elijas mi querida poeta y admirada amiga. Tu bondad es infinita y tu poesía imprescindible para los que te leemos.

Un beso mágico

Sacra -

Leticia, hermana mía, ahí ando, pintando de rojo todos los días... ¡¡todos!!

Fátima... tesón y ánimo... no hay quien pueda con ese muro.

fatima -

Cierto que muchas veces tenemos una lucha contínua en nuestro interior;y que muchas veces no son acordes con lo que pasa a nuetro alrededor;pero la persistencia hace que se revelen.

Leticia -

Eso espero, que todos los dias del año sean para tí un placentero domingo, y que seas tú la debas mirar más de tus pestañas donde te ocultas tú, hermana.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres