Blogia
SUPERVIVENCIA EMOCIONAL

LOS DOMINGOS

LOS DOMINGOS

Los domingos de mi presente tienen sabor a café con leche,

a ciudad desierta, a silencio despertando el contoneo de las palmeras.

El horizonte se despereza en tímidos abrazos de luz

y una se imagina el mar, detrás de las montañas,

abriéndose paso hacia la perpetuidad efímera del deseo humano.

A falta de hebras de colores, me siento a tejer recuerdos y versos,

la memoria se expande como edredón de seda que viniera a arropar

esta tibia añoranza taciturna y azul.

En esta soledad, previa al despertar de la vida,

libo el polen de las escondidas madreselvas, la semilla ignota

de los susurrantes almendros que ya exhiben su abrazo primero.

Mientras el mundo todavía duerme,

los domingos de mi presente tienen sabor a café con leche.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres