Blogia
SUPERVIVENCIA EMOCIONAL

LA NORMALIDAD

LA NORMALIDAD

Ya hemos vuelto a la normalidad pero... ¿qué es lo normal?, ¿acaso pasarse diez horas en una minúscula oficina manejando dinero virtual que nunca verá tu bolsillo?... ¿es preparar comidas y cenas que nadie come por miedo a la dieta o a los rollizos pliegues instalados en la cadera?... ¿es escribir versos que nunca se leen, que jamás se escuchan y que acaban agonizando en las papeleras justo a las peladuras del plátano?... Quizás la normalidad sea eso: la costumbre, el tedio, el silencio, la leche con galletas por la mañana, el "jesusito de mi vida" antes de dormir, la lavadora nunca a media carga, el programa del corazón a la hora de la siesta. Ya hemos vuelto a la normalidad y ahora sólo nos queda seguir soñando con que dentro de once meses volvamos a regalarnos la absurda aventura de agonizar por las playas en busca de un  hueco libre donde clavar la sombrilla.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Sacra -

Queridas mías:
Efectivamente la normalidad no es normal, como diría algún santo de estos que yo me invento: "guárdame dios del día a día que de la rutina ya se ocupa el patrón".
Juana: ¡¡bienvenida!!
Clarisa: ¡¡te quiero!!

Clarisa -

En mi caso siempre gozo de una "normalidad" perpétua. Esto consiste en: un día estoy como las "maracas de Machín" y al otro, me aburro como una seta. En fin..., una montaña rusa! Igual dentro de once meses consigo ser una maraca, más de dos días o una seta,más de tres, pero de momento gozo de esta "normalidad" tan "rarita"....como dice Juana.

Juana -

So yo siempre digo que "lo normal" es cuanto menos "rarito"
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres